Noticias

La Diputación Foral elimina curvas peligrosas y cambios de rasante de la N-240 en el entorno de Legutio.

Concluye las obras de mejora de la vía tras una inversión de 9,2 millones de euros.

El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad ha finalizado las obras de acondicionamiento y mejora de la carretera N-240 en el entorno de Legutio tras una inversión de 9,2 millones de euros. La ejecución de este proyecto ha permitido eliminar curvas peligrosas y cambios de rasante, dotar de un acceso seguro a Elosu y ordenar las entradas/salidas a fincas en un tramo de más de tres kilómetros de esta vía que conecta Vitoria-Gasteiz y Bilbao.

 El Consejo de Gobierno Foral ha aprobado hoy la certificación final de estas obras ejecutadas durante los dos últimos años entre los puntos kilométricos 16,7 y 19,9 de la N-240, puntos que coinciden con la salida de Legutio hacia la capital vizcaína por el puente de Santa Engracia y el cruce de Ollerías, por un importe de 9,2 millones de euros. El resultado de la intervención es una carretera más segura para las miles de personas conductoras que hacen uso diario de esta vía.

El nuevo tramo se encuentra en servicio desde hace ya varias semanas. 

El proyecto de acondicionamiento y mejora de la N-240 ha aprovechado el anterior trazado para minimizar la ocupación de terrenos a excepción del primer kilómetro. El cambio de trazado de este primer kilómetro era necesario para eliminar las curvas peligrosas existentes después del puente de Santa Engracia y alejar la carretera de las zonas medioambientalmente sensibles (Lugar de Importancia Comunitaria embalses del sistema del Zadorra, espacio protegido de la Red Natural 2000).

Con las obras de acondicionamiento y mejora se han eliminado las curvas peligrosas citadas con anterioridad, así como los cambios de rasante que existían en el tramo, para asegurar una buena visibilidad. También ha conllevado la construcción de un nuevo enlace en la intersección con la localidad de Elosu para garantizar la seguridad de los conductores en todos los movimientos de giro. Este enlace sustituye al cruce peligroso que existía con anterioridad.

Estas obras han mejorado también la intersección entre la N-240 y la A-3608, justo al final del tramo de intervención, al dotarla de carriles de aceleración, deceleración y giros a la izquierda. La carretera A-3608 es una vía que conecta la N-240 y la N-622 a través de localidades como Gopegi, Etxaguen o Murua. Asimismo, la ejecución del proyecto ha ordenado con criterios de seguridad los accesos a las distintas parcelas y fincas.

El acondicionamiento de la N-240 ha incorporado un proyecto de restauración ambiental e integración paisajística: los tramos en desuso se han integrado en el entorno mediante la retirada del firme y su sustitución por tierra vegetal, siembras e hidrosiembras; y la nueva carretera mejora la permeabilidad ecológica, es decir, el movimiento de animales entre los dos márgenes de la vía mediante la habilitación de diferentes pasos de fauna en las áreas más sensibles.

El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad da solución a través de esta inversión a un tramo de carretera N-240 que presentaba importantes problemas de seguridad vial que explican su inclusión de forma regular durante los últimos años entre los tramos de concentración de accidentes de la Red Foral de Carreteras. Quienes viven en la zona de Legutio y utilizan habitualmente esta vía disponen así desde hace varias semanas de una carretera más cómoda y, sobre todo, más segura.

 

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia en este web. puedes configurar tu navegador para rechazar estas cookies. Puedes consultar nuestra Política de Política de Privacidad y Cookies . Acepto